playa de Riazor


Una de las playas de entorno urbano más carismáticas y hermosas de todo el Estado español podemos encontrarla en la ciudad de A Coruña; nos estamos refiriendo a la playa de Riazor. Con su inconfundible arena de tonos blanquecinos y su forma de concha, Riazor se convierte en un lugar visitado tanto por los propios coruñeses como por los turistas que quieren disfrutar del aroma más profundo de la ciudad gallega.

Es el rompeolas de La Coraza el que se encarga de separar a la conspicua Riazor de la otra playa colindante, que no es otra que la también agradable Orzán. Pero Riazor, con el paso de las décadas, ya ha pasado a ser parte del ADN de todos los habitantes de la ciudad; su carácter hospitalario y cercano al resto de la urbe permite que en ella puedan practicarse todo tipo de actividades, desde deportes con pelota hasta el footing más ameno y con el mejor marco.

Riazor da nombre al estadio de fútbol de otro de los orgullos de la ciudad de A Coruña, el Real Club Deportivo de La Coruña. Muchas ocasiones, los turistas que llegan hasta la ciudad en busca de playa lo tienen fácil, ya que Riazor se encuentra a un kilómetro tanto de la estación de tren como de la estación de autobuses. Por ello, son muchos los habitantes de otros lares de Galicia que alguna que otra vez deciden hacer una escapada cómoda hasta Riazor.

En total, Riazor se extiende por más de seiscientos metros de costa. Su carácter céntrico, unido a la posesión de bandera azul y al cuidado estado de la playa, la convierte en un epicentro del turismo y de la rutina coruñesa. Además, la playa cuenta con todo tipo de comodidades, duchas, aseos, alquiler de tumbonas, establecimientos para degustar lo mejor de Galicia, sistemas de vigilancia y salvamento, etcétera.