Galicia y sus pueblos


La comunidad autónoma de Galicia está repleta de pueblos y enclaves con un potencial turístico inmenso. Las cuatro provincias están llenas de espacios muy especiales que pueden hacer las delicias de los visitantes, por lo que sería aconsejable ir descubriendo alguno de esos sitios. Nos centraremos en Combarro, localidad de Pontevedra que cuenta con una esencia que la hace ser casi mágica.

Combarro reúne toda la estética más representativa de las Rías Baixas. Las orillas de la ría son muy hermosas; el visitante se quedará asombrado con la estampa que contemplará, ya que el brillo del sol sobre las inigualables aguas parece más un cuadro pintado que la realidad a la que se está asistiendo.

antiga 2Los hórreos y casas de piedra que quedan al pie de la ría son otras de las señas distintivas de Combarro. Cada vez son más los turistas que llegan a este municipio de apenas mil quinientos habitantes para deleitarse con la singularidad patrimonial y arquitectónica de los hórreos. Estos hórreos están construidos en madera y se sostienen en el aire por medio de cuatro pilares y sobre una base granito; su razón de ser es la de que antaño las casas pudiesen evitar las embestidas del mar y se pudieran llevar a cabo más cómodamente actividades como la pesca.

Las casas que se orientan al mar cuentan con el hórreo como peculiaridad, lo que hace que los turistas merodeen la zona más próxima a la ría para apreciarlas. Combarro, además de conservar esa esencia de villa marinera del pasado, cuenta con un coqueto y pequeño casco histórico con gran capacidad para encandilar a quien lo visita. Las calzadas de piedra y los cuidadísimos soportales van acogiendo las caminatas de los turistas. Y es que el centro del pueblo es realmente hermoso. Los cruceiros son otras de las sorpresas que pueden encontrarse en Combarro, que no son otra cosa que elementos llenos de superstición que tienen la función de proteger a la gente contra la Santa Compaña.