De Tui a Santa Tecla


Los recorridos turísticos que se pueden completar a lo largo y ancho de Galicia pueden llegar a ser casi infinitos. Las cuatro provincias de la región tienen la suerte de contar con rincones de interés artístico, paisajístico, histórico, patrimonial o monumental. Intentar ver todos los espacios de interés de Galicia es una tarea imposible, por lo que lo recomendable es priorizar y establecer una propia ruta que cubra determinados puntos que podrían, en función de los gustos y apetencias, resultar imperdibles.

Uno de esos lugares que el visitante puede considerar como fundamental es el casco histórico de Tui. Las casas de piedras, las angostas y entrañables callejuelas o la muralla que limitaba el recinto del pueblo en el pasado pueden ser algunos de los ejes en la parada turística por el centro de Tui, lugar que en su día llegó a ser incluso una de las siete capitales que conformaban el Reino de Galicia. Tui también cuenta con una coqueta catedral que combina los estilos románico y gótico, lo que nos da prueba de su historia.

Al sur de Galicia, el visitante podrá encontrar otra de esas joyas escondidas en la región, como es el Monte de Santa Tecla, punto imprescindible de ver. Allí se encuentra la ermita de Santa Tecla, un lugar desde el que es posible contemplar unas fastuosas panorámicas y perspectivas del río Miño en su trayecto final y en su desembocadura.

Otro de esos lugares que podría amoldarse a la perfección a las necesidades del turista es el Parador de Bayona. En él es posible disfrutar de las comodidades de un establecimiento de hoteles, pero, por supuesto, también se puede apreciar el recinto fortificado, con sus hermosas y cuidadas almenas. Desde el Parador de Bayona puede observarse además una perspectiva idílica del mar, gracias en parte a la limpísima y conservada terraza del lugar.